Las Fuentes de Conocimiento Utilizadas por los Monitores de Actividad Física y Deporte Españoles

Beatriz Bernabé 1, Dr. Antonio Campos-Izquierdo 2, Dra. María Dolores González-Rivera 3,
1 Doctoranda en la Universidad Politécnica de Madrid 2 Profesor titular, Universidad Politécnica de Madrid 3 Profesora titular, Universidad de Alcalá

Resumen

El objetivo del presente estudio es identificar las fuentes de conocimiento utilizadas por los monitores de actividad física y deporte españoles e interrelacionarlas y compararlas con su formación inicial y experiencia laboral. Para ello se utilizó la entrevista estandarizada por medio del cuestionario "PROAFIDE: Recursos Humanos de Actividad Física y Deporte" que se aplicó a 600 monitores de actividad física y deporte de España. Este cuestionario analiza la situación y el desempeño de las personas que trabajan en funciones de actividad física y deporte. Los resultados revelaron que los monitores de actividad física y deporte utilizan fuentes de conocimiento asociadas con el aprendizaje formal e informal. La fuente de conocimiento que más utilizan son los cursos seguida de la interacción con otros profesionales y la observación de otros profesionales. Los monitores de actividad física y deporte que poseen una mayor formación inicial afirmaron utilizar más a menudo los conocimientos que les han aportado las titulaciones de mayor nivel, los cursos, los libros, las revistas científicas, sus propias investigaciones y los recursos tecnológicos o internet. Por otro lado, la fuente de conocimiento que más utilizan aquellos con una experiencia de diez años o mayor fueron los cursos.

Palabras Clave: fuentes de conocimiento; aprendizaje formal; aprendizaje informal; formación inicial; experiencia laboral

Abstract

The purpose of this study is to identify the sources of knowledge used by Spanish sport and physical activity instructors and to interrelate and compare them with their level of education and work experience. The standardized interview questionnaire “PROAFIDE: Sport and physical activity human resources” was used and it was applied to 600 sport and physical activity instructors from Spain. It analyse the situation and performance of the people working in functions of sport and physical activity. Key results revealed that sport and physical activity instructors reported preferred sources of knowledge associated with formal and informal learning. The source of knowledge they used most was the courses received. The following most important sources of knowledge were interacting with other professionals and observing other professionals. Sport and physical activity instructors holding higher levels of education reported using more often the training of the higher-level qualifications, the courses received, books, scientific or technical journals, their own research and technological resources or the Internet. In addition, those with ten years of experience or more used the courses received the most.

Keywords: sources of knowledge; formal learning; informal learning; level of education; work experience

INTRODUCCIÓN

Cada vez es más elevado el interés social que recae sobre la actividad física y el deporte debido a los beneficios físicos, psicológicos, sociales, educativos y económicos que de ello se deriva, constituyéndose como uno de los fenómenos sociales más importantes de nuestros tiempos. Estos beneficios dependen fundamentalmente de las personas que trabajan y de cómo se forman (Campos-Izquiedo, González-Rivera y Taks, 2016). Los monitores de actividad física y deporte, están adquiriendo un papel clave en la sociedad porque garantizan los beneficios anteriormente citados e influyen en la experiencia deportiva de los niños y adultos (Petitpas, Cornelius, Van Raalte y Jones, 2005).

La profesión de monitor de actividad física y deporte es una profesión de la actividad física y del deporte (Campos-Izquierdo, 2010) regulada en la Ley 3/2008 del ejercicio de las profesiones del deporte de Cataluña, en la Ley 15/2015 por la que se ordena el ejercicio de las profesiones del deporte en Extremadura, en la Ley 6/2016 por la que se ordena el ejercicio de las profesiones del deporte en la Comunidad de Madrid, en la Ley 1/2015 del ejercicio físico y del deporte de La Rioja y en la Ley 5/2016 del Deporte de Andalucía. Dentro de éstas, en el caso de Extremadura y Madrid, está la especialidad denominada “Monitora Deportiva/Monitor Deportivo en Actividad Física Deportiva de Carácter Formativo” cuyas funciones y tareas son las de realizar instrucción e iniciación deportiva no enfocada a la competición, si bien en el caso de las competiciones dentro del deporte en edad escolar o eventos de carácter recreativo también puede desarrollar su actividad profesional para estas competiciones o eventos. Esta especialidad delimitada anteriormente, es la que se estudia en esta investigación y a su vez es la ocupación denominada por Campos-Izquierdo et al. (2016) “monitor de actividad física y deporte” cuya función laboral estándar es “enseñar actividad física y deporte” y por ello el nombre de “monitor de actividad física y deporte” de esta ocupación, que es en el que se centra este estudio.

Aunque la profesión de monitor de actividad física y deporte en España es una de las ocupaciones más demandadas (Campos-Izquierdo, 2010; Campos-Izquierdo, et al., 2016; Gallardo y Campos-Izquierdo, 2011), es una profesión en la que existe una escasez de investigaciones. Por lo tanto, ara saber cuál es el estado de la cuestión y poder contrastar los resultados obtenidos, va a ser necesario apoyarse en los estudios realizados en otras ocupaciones laborales y profesiones de actividad física y deporte.

La adquisición de conocimientos por parte de los monitores de actividad física y deporte puede ser por vía formal o informal. Se entiende por formación formal lo que se hace bajo la regulación del sistema educativo o deportivo. Normalmente se diseña alrededor de un currículo estandarizado para obtener un certificado (Nelson, Cushion y Potrac, 2006). En cambio, la formación informal se entiende como un conjunto de experiencias y aprendizajes adquiridos fuera del sistema educativo (Feu, Ibáñez, Lorenzo, Jiménez y Cañadas, 2012).

Lemyre, Trudel y Durand-Bush (2007) demostraron que los entrenadores no solo aprenden a través de programas educativos formales, sino a través de otras fuentes no formales como: la observación y charlas con entrenadores más expertos, la experiencia propia y la competición. Wright, Trudel y Culver (2007) obtuvieron resultados en esta misma línea y describen en su investigación que las principales fuentes de conocimiento son las experiencias prácticas, la observación y la discusión con otros entrenadores.

El estudio de Feu et al. (2012) en entrenadores de balonmano constató que el conocimiento utilizado durante los entrenamientos provenía principalmente de la formación inicial, seguido de las experiencias que adquirieron cuando eran deportistas y de las experiencias profesionales.

Otra fuente de conocimiento útil para los recursos humanos de la actividad física y del deporte son los recursos tecnológicos o el internet, los libros y las revistas especializadas (Nelson et al., 2006; Stacy, Hopkins, Adamo, Shorr y Prud´homme, 2010).

En cuanto a las variables objeto de estudio, el nivel educativo y la experiencia laboral fueron identificados como factores influyentes en el uso de las fuentes de conocimiento (Gilber y Trudel, 2001; González-Rivera, Campos-Izquierdo, Villalba y Hall; 2017)

Aunque los estudios mencionados anteriormente han proporcionado algunas ideas interesantes sobre las preferencias de aprendizaje de los recursos humanos de la actividad física y del deporte, hay poco conocimiento específico de los monitores de actividad física y deporte y de cómo las variables objeto de estudio forman sus hábitos de aprendizaje.

Por lo tanto, los objetivos de este trabajo de investigación son:

  1. Identificar las fuentes de conocimiento utilizadas por los monitores de actividad física y deporte españoles.
  2. Interrelacionarlas y compararlas con el nivel de educación y experiencia laboral.

METODOLOGÍA

Un grupo de 600 monitores de actividad física y deporte que trabajaban en todas las provincias y regiones de España (Campos-Izquierdo et al., 2016) se ofrecieron voluntariamente para participar en el estudio. Los participantes fueron 401 varones y 199 mujeres de 16 a 70 años (57,5% de 16 a 29; 32,3% de 30 a 44; 9,3% de 45 a 59 y 0,8% de 60 a 70). En cuanto a su nivel de estudios, el 38,0% eran titulados universitarios, el 24,2% habían estudiado formación profesional, el 35,7% poseía el graduado escolar y el 2,2% tenía estudios primarios o menores. En cuanto a su experiencia laboral, el 67,7% tenía menos de diez años de experiencia y el 32,3% tenía diez años de experiencia o más.

Dado que es una población infinita o muy numerosa, y trabajando con un intervalo de confianza del 95,5%, y suponiendo en la varianza poblacional el caso más desfavorable de p igual a 50%, luego q=50%, el margen de error permitido de muestreo es de +2% (Cea, 2010).

Para captar la información necesaria para los objetivos del estudio, se utilizó la entrevista estandarizada por medio de cuestionario PROAFIDE: Recursos humanos de la actividad física y del deporte (Campos-Izquierdo, 2011). La cual analizaba la situación y el desempeño de las personas que trabajan en funciones de actividad física y deporte (Campos-Izquierdo, 2011). Se compone de 57 preguntas cerradas que recogen cinco dimensiones: características sociodemográficas, funciones laborales de actividad física y deporte, desempeño profesional específico, características laborales y características formativas (Campos-Izquierdo, 2011). De los 57 ítems de este cuestionario, el ítem de las fuentes de conocimiento empleadas para preparar el desarrollo de su actividad personal fue seleccionado para el desarrollo de los objetivos de este estudio, el cual se interrelacionó con las variables: nivel de estudios y experiencia laboral (alfa=0,751).

La investigación ha sido de corte transversal. La entrevista duró alrededor de 15 minutos y fue de tipo oral, individual y estandarizada por medio de cuestionario y se pasó a todos los monitores de actividad física y deporte seleccionados (Fink, 1995). Las tareas de control y supervisión se llevaron a cabo en todas las etapas del proceso.

Se ha realizado un análisis descriptivo univariable y bivariable y un análisis inferencial mediante tablas de contingencia, incluyendo el valor de Pearson χ2 y el coeficiente de correlación Phi. El análisis de datos se realizó con el paquete estadístico SPSS para Windows (19,0 V) (Cea, 2010).

RESULTADOS

Los resultados mostraron que la fuente de conocimiento que más usaban los monitores de actividad física y deporte eran los cursos (X=3,95) (Tabla 1). Como segunda y tercera opción eligieron el intercambio de información con otros profesionales (X=3,93) y la observación de otros profesionales (X=3,90). Los monitores de actividad física y deporte consideraron que la formación de la titulación de mayor nivel que poseen (X=3,55) y los recursos tecnológicos o internet (X=3,31) eran también muy importantes como fuente de conocimiento. Asimismo, obtenían información de otras fuentes como: la experiencia deportiva en competiciones federadas (X=3,25), la experiencia como estudiantes de educación física o usuario de actividades deportivas (X=3,10), en libros (X=2,80), en sus propias investigaciones (X=2,26) y en revistas científicas o técnicas (X=2,11). En todos los resultados, la desviación estándar es alta, por lo que hay monitores que utilizan una gran cantidad de fuentes de conocimiento y hay otros que las utilizan de una manera muy limitada.

Al analizar las fuentes de conocimiento en relación con el nivel de estudios (Tabla 2), se puede observar que los monitores con un título universitario clasificaron los cursos recibidos como su fuente preferida de aprendizaje (X=4,1; x2=24825; p<0,05). Aquellos con formación profesional eligieron el intercambio de información con otros profesionales (X=4,1; x2=22934; p<0,05), así como los recursos tecnológicos o internet (X=4,1; x2=36588; p<0, 01) como su fuente preferida de adquisición de conocimientos. Por otro lado, los cursos recibidos (X=3,8; x2=24825; p<0,05), la observación a otros profesionales (X=3,8; x2=24533; p<0,05) y el intercambio de información con otros profesionales (X=3,8 x2=22934; p<0,05) fueron las fuentes de aprendizaje preferidas por aquellos con graduado escolar. Los monitores de actividad física y deporte con educación primaria o menos determinaron la observación a otros profesionales como su fuente preferida de aprendizaje (X=4,4; x2=24825; p<0,05).

Con respecto a las fuentes de conocimiento y el nivel de educación, phi varió entre 0.250 y 0.353 (nivel moderado de asociación).

El análisis de las fuentes de conocimiento de los monitores de actividad física y deporte con respecto a la experiencia laboral también se resume en la Tabla 2. Los resultados demuestran que aquellos con menos de diez años de experiencia laboral prefirieron utilizar los cursos (X=3,9 x2=12011; p<0,05), la observación a otros profesionales (X=3,9; x2=10378; p<0,05) y el intercambio de información con otros profesionales (X=3,9; x2=11398; p<0,05). Por el contrario, aquellos más experimentados utilizaban con mayor frecuencia todas las fuentes de conocimiento, destacando los cursos por encima de todos (X=4.2; x2=12011; p<0,05). Con respecto a las fuentes de conocimiento y la experiencia laboral, phi varió entre 0,420 y 0,662 (moderado y buen nivel de asociación).

DISCUSIÓN

Los resultados de este estudio obtenidos a través de los análisis descriptivos generales y de las variables específicamente analizadas indicaron que la educación formal es sólo una de las muchas oportunidades para aprender a enseñar, ya que las tres fuentes principales de conocimiento son tanto formales como informales. Las fuentes de conocimiento utilizadas con mayor frecuencia por todos los monitores de actividad física y deporte fueron los cursos recibidos, el intercambio de información y la observación a otros profesionales.

Con respecto a la primera fuente de conocimiento obtenida, Lemyre et al. (2007) encontraron que los entrenadores en categoría juvenil suelen usar la información de los cursos y Wright et al. (2007) informaron de que los entrenadores disfrutan con los cursos y los utilizan frecuentemente en sus clases. Por ello, el papel de la educación formal no debe ser ignorado ya que con ella se aumenta la eficacia y se adquiere mayor confianza (Sullivan y Gee, 2008). Sin embargo, este hallazgo parece contrastar con la investigación de Nash y Sproule (2009) los cuales sostienen que los cursos en su forma actual no permiten a los entrenadores satisfacer sus necesidades, por ello los entrenadores no los tienen en cuenta para sus entrenamientos. Los resultados del presente estudio también muestran que los monitores de actividad física y deporte adquieren su conocimiento a través de fuentes informales como el intercambio de información y la observación a otros profesionales. Estos hallazgos dan apoyo a otros estudios en los que los métodos de aprendizaje informal son los preferidos para los entrenadores (González-Rivera et al., 2017; Wright et al., 2007). El papel de los compañeros es central también el proceso de aprendizaje (Wright et al., 2007). El intercambio de información con otros profesionales es una fuente muy importante de conocimiento y se ha encontrado que se valora positivamente en otros estudios (Erickson, Bruner, MacDonald y Côté 2008; González-Rivera et al., 2017). Además, las observaciones de otras sesiones de entrenamiento pueden proporcionar una mayor comprensión del juego y ayudar a aprender a interactuar con sus atletas (Erickson et al, 2008)

La cuarta fuente de conocimiento en la que se basan para el desarrollo de su profesión fue la formación que reciben de las titulaciones de mayor nivel. Esto parece ser común en los entrenadores, especialmente en los que entrenan categorías juveniles (Erickson et al., 2008).

Internet es una fuente importante también porque les ayuda a adquirir nuevas ideas de entrenamiento para mejorar sus prácticas en sus sesiones de entrenamiento e interactuar con sus compañeros (Wright et al., 2007). Varios estudios previos han destacado el hecho de que los entrenadores están dando más consideración al internet como una estrategia importante para resolver problemas específicos y del día a día (Erickson et al., 2008).

Después, los monitores de actividad física y deporte eligieron sus experiencias en competencias federadas, sus experiencias como estudiante de educación física o usuarios de actividades deportivas y los libros. Estos hallazgos no van en la misma línea que la literatura previa. Feu et al. (2012) y González-Rivera et al. (2017) observaron que la experiencia como jugador se convierte en la principal fuente de conocimiento, especialmente en los primeros años. Tal vez una posible explicación de estos resultados sea que, puesto que la profesión objeto de estudio no está en un contexto tan orientado a la competición, no se basan tanto en su propia experiencia como jugador o deportista. Wright et al. (2007), por otro lado, encontraron que los entrenadores adquirieron una variedad de información a través de libros.

Finalmente, sus propias investigaciones y las revistas científicas fueron reportadas como la fuente de conocimiento menos utilizada. Estas dos fuentes de conocimiento son más especializadas y a veces son difíciles de obtener. Como solución a este problema se propone que se organicen cursos de formación relacionados con la búsqueda de artículos en revistas científicas y el fomento de la investigación básica González-Rivera et al., 2017).

Aunque las tres fuentes de conocimiento que se han expuesto al principio de los resultados fueron las más usadas por todos los monitores de actividad física y deporte en el presente estudio de investigación, hubo diferencias en su orden de frecuencia cuando se consideraron las variables nivel de estudios y experiencia laboral. Los monitores de actividad física y deporte universitarios informaron utilizar fuentes de información más basadas en evidencias, como cursos, formación de títulos de nivel superior, libros, sus propias investigaciones, revistas científicas o técnicas y recursos tecnológicos o internet. Estos resultados son similares a los de Feu et al. (2012), cuanto más formados están los monitores de actividad física y deporte, más utilizan las fuentes formales de conocimiento para adquirir un conocimiento más complejo y superior. Por otro lado, los monitores de actividad física y deporte con educación primaria o inferior prefieren utilizar su experiencia deportiva en competencias federadas, su experiencia como estudiante de educación física o deportista y las observaciones e interacciones con otros profesionales.

También se encontró una diferencia significativa con la variable experiencia laboral. Los monitores de actividad física y deporte más experimentados utilizaron todas las fuentes de conocimiento en mayor medida, excepto su experiencia como estudiante de educación física o usuario de actividades deportivas que fue utilizado igual por ambos grupos y la observación a otros profesionales que la usaron en menor medida que aquellos monitores de actividad física y deporte con menos experiencia. Por lo general, los monitores más experimentados valoran y se basan más en las actividades educativas más formales. Feu y col. (2012) apoya esta declaración, asegurando que los entrenadores con poca experiencia utilizan sus experiencias como jugador en sus primeras etapas de entrenamiento.

CONCLUSIÓN

En conclusión, el estudio mostró que la fuente de conocimiento más utilizada por los monitores de actividad física y deporte fue los cursos recibidos. La segunda y tercera más importantes fueron el intercambio de información con otros profesionales y la observación a otros profesionales. Los monitores de actividad física y deporte con niveles más altos de educación utilizaron más a menudo la formación obtenida de la formación de más alto nivel, de los cursos, los libros, las revistas científicas o técnicas, los recursos tecnológicos y de sus propias investigaciones. Por el contrario, los que tenían educación primaria o menos tendían a utilizar su experiencia deportiva en competencias federadas, su experiencia como estudiante de educación física o usuario de actividades deportivas y la observación e intercambio de información con otros profesionales. En cuanto a la experiencia laboral, aquellos con menos de diez años de experiencia prefirieron utilizar los cursos recibidos, la observación e intercambio de información con otros profesionales. Sin embargo, la fuente de conocimiento que más usaron aquellos con diez años de experiencia o más fueron los cursos recibidos.

El estudio ha demostrado que la elección de las fuentes de conocimiento es un proceso complejo que no sigue un patrón específico con respecto a los monitores de actividad física y deporte, ya que éstos usan fuentes de conocimiento asociadas con el aprendizaje formal e informal.

Futuras investigaciones deberían centrarse en analizar las fuentes de conocimiento de la ocupación de monitor de actividad física y deporte para poder realizar comparaciones a través de estudios de índole cuantitativo y cualitativo. También sería conveniente conocer la formación que proporcionan las empresas para las que trabajan estos profesionales.

Referencias

1. Campos-Izquierdo, A. (2010). Dirección de recursos humanos en las organizaciones de la actividad física y del deporte. Madrid: Síntesis.

2. Campos-Izquierdo, A. (2011). Elaboración y validación del cuestionario “PROAFIDE: recursos humanos de la actividad física y deporte”. Análisis de la situación y actuación profesional de los profesionales de actividad física y deporte. Actividad Física y Deporte: Ciencia y Profesión, 15(1), 53-66.

3. Campos-Izquierdo, A.; González-Rivera M. D., & Taks, M. (2016). Multi-Functionality and Occupations of Sport and Physical Activity Professionals in Spain. European Sport Management Quarterly, 16(1), 106-126.

4. Cea, M. A. (2010). Métodos de encuesta. Teoría y práctica, errores y mejora. Madrid: Editorial Síntesis.

5. Erickson, K.; Bruner, M. W.; MacDonald, D. J., & Côté, J. (2008). Gaining insight into actual and preferred sources of coaching knowledge. International Journal of Sport Science & Coaching, 3(4), 527-538

6. Feu, S.; Ibáñez, S. J.; Lorenzo, A.; Jiménez, S., y Cañadas, M. (2012). El conocimiento profesional adquirido por el entrenador de balonmano: experiencias y formación. Revista de Psicología del Deporte, 21(1), 107-115.

7. Fink A. (1995). How to sample in surveys. Thousand Oaks: Sage.

8. Gallardo, J. y Campos-Izquierdo, A. (2011). Situación profesional de los recursos humanos de la actividad física y el deporte en el municipio de Coslada. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, 11 (43), 440-454.

9. Gilbert, W., & Trudel, P. (2009). Framing the construction of coaching knowledge in experiential learning theory. In S. Dorgo (Eds), Unfolding the practical knowledge of an expert strength and conditioning coach. International Journal of Sports Science and Coaching, 4(1), 17-30.

10. González-Rivera, M. D., Campos-Izquierso, A, Villalba, A. I. y Hall, N. D. (2017). Sources of knowledge used by Spanish coaches: A study according to competition level, gender and professional experience. International Journal of Sports Science and Coaching, 12(2), 1–13.

11. Lemyre, F.; Trudel, P., & Durand-Bush, N. (2007). How youth-sport coaches learn to coach. The sport psychologist, 21, 191-209

12. Ley Orgánica 3/2008, de 23 de abril, del ejercicio de las profesiones del deporte (2008). (BOE, de 30 de mayo).

13. Ley Orgánica 1/2015, de 23 de marzo, del ejercicio físico y del deporte de La Rioja (2015). (BOE, de 15 de abril).

14. Ley Orgánica 15/2015, de 16 de abril, por la que se ordena el ejercicio de las profesiones del deporte en Extremadura (2015). (BOE, de 19 de mayo).

15. Ley Orgánica 5/2016, de 19 de julio, del Deporte de Andalucía. (2016). (BOE, de 5 de agosto).

16. Ley Orgánica 6/2016, de 24 de noviembre, por la que se ordena el ejercicio de las profesiones del deporte en la Comunidad de Madrid (2016). (BOE, de 22 de marzo).

17. Nash, C., y Sproule, J. (2009). Career development of expert coaches. International Journal of Sports Science and Coaching, 4(1), 121-138.

18. Nelson, L. J., Cushion, C. J. y Potrac, P. (2006). Formal, nonformal and informal coach learning: A holistic conceptualization. International Journal of Sports Science & Coaching, 1, 247-259.

19. Petitpas, A. J., Cornelius, A. E., Van Raalte, J. L. y Jones, T. (2005). A framework for planning youth sport programs that foster psychosocial development. The Sport Psychologist, 19(1), 63-80.

20. Stacey, D.; Hopkins, M.; Adamo, K. B.; Shorr, R., & Prud´homme, D. (2010). Knowledge translation to fitness trainers: a systematic review. Implementation science, 5(28), 1-9

21. Sullivan, P., & Gee, C. (2008). The effect of different coaching education content on the efficacy of coaches. International Journal of Coaching Science, 2, 59-66.

22. Wright, T.; Trudel, P., & Culver, D. (2007). Learning how to coach: the different learning situations reported by youth ice hockey coaches. Physical Education and Sport Pedagogy, 12, 127-144

Cita en Rev Edu Fís

Beatriz Bernabé, Dr. Antonio Campos-Izquierdo Dra. María Dolores González-Rivera (2017). Las Fuentes de Conocimiento Utilizadas por los Monitores de Actividad Física y Deporte Españoles. (3).
https://g-se.com/las-fuentes-de-conocimiento-utilizadas-por-los-monitores-de-actividad-fisica-y-deporte-espanoles-2328-sa-b59fc8f173246c

0 visitas
Descargar artículo en PDF