Cuerpo y Multicultura: Convivencia en una Institución Educativa

Edwin Mauricio Santa Jiménez 1, Daniel Trejos Cardona 1
1 Grupo de Investigación PES (Practicas Corporales, Sociedad, Educación-Currículo) Universidad de Antioquia (Colombia)

Resumen

Es un estudio etnográfico que apunta a la caracterización de las practicas corporales que suceden en inmediaciones de la convivencia de un escenario educativo donde la multiculturalidad impera a razón de las múltiples dinámicas de reorganización social dentro de la comunidad barrial víctima del desplazamiento por conflicto bélico y catástrofe natural. Para la recolección de la información de este estudio cualitativo se acude al cuestionario y entrevista sobre los egresados de la institución, en cuyos resultados se identifican aspectos que, desde la educación física, se pueden considerar para el aporte a la calidad de la educación, en especial, las que competen a los asuntos corporales y entender las problemáticas que se derivan en torno a este asunto.

Palabras Clave: socio-educación, sociología, cuerpo, multicultura, escuela

Abstract

Is an ethnographic study for the characterization of corporal practices that happen in the middle of the coexistence of an educational scenario where multiculturalism reigns for the multiple dynamics of social re-organization within the neighborhood community victim of displacement by war and natural disaster. For the collection of the information of this qualitative study was conducted and interviewed the graduate students of the institution in whose results are identified aspects that from the physical education can be considered for the contribution to the quality of the education, especially those that deal with corporeal affairs, in addition to understanding the issues that arise around this issue.

Keywords: socio-education, sociology, body, multiculture, school

INTRODUCCIÓN

El barrio El Limonar en la Ciudad de Medellín (Antioquia), se cimentó sobre la finca La Limona en el Corregimiento de San Antonio de Prado durante la década de los noventa cuando CORVIDE, institución descentralizada del municipio de Medellín, construyó una urbanización para reubicar a las familias en zonas de alto riesgo geológico del sector de la Iguana, Santa Cecilia, Playón de los Comuneros, San Pablo y Villatina, luego que en este último se presentara un deslizamiento de tierra en septiembre de 1987 que sepultó a 500 personas y damnifico a otras 2.000 (El Espectador, 2017). Luego, otras víctimas del desplazamiento forzoso de las regiones de Antioquia con presencia de conflicto armado se trasladaron al sector. En 1993 el municipio de Medellín entregó en comodato a la Corporación Fe y Alegría la Concentración Educativa Fe y Alegría el Limonar. En 1996 se cambia el nombre por el de Colegio Fe y Alegría el Limonar y a finales del año 2002, el colegio se fusiona con la Escuela Ventanitas para consolidar así la Institución Educativa Fe y Alegría el Limonar (www.feyalegrialimonar.edu.co). La I.E. se sitúa en inmediaciones de una historia de desplazamiento y conflicto donde las etnias que en el país son minoría, allí se convierte en mayoría.

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

Resulta necesario profundizar y formular interrogantes respecto a los asuntos multiculturales y su impacto en la idea de cuerpo en el campo educativo. Por ello, la Pregunta de Investigación es ¿cuáles son las ideas de cuerpo en torno a la multiculturalidad en el discurso de los egresados de la Institución Educativa Fe y Alegría el Limonar en la ciudad de Medellín? Que obedece al objetivo de identificar las formas de comprensión del cuerpo y multiculturalidad por parte de los exalumnos de la I.E.

MARCO TEORICO CONCEPTUAL

Cultura corporal

La cultura como el conjunto de saberes, creencias, valores, pautas, normas, usos, conductas etc. delimitan las apreciaciones y prácticas del ser humano en el contexto social en el que se habita e interactúa con otros sujetos. Las sociedades se sustentan en una perspectiva de la cultura relativa del cuerpo, la cual no es eterna y precisa, sino que permanece sujeta a los cambios a la sociedad de la que forma parte y cuya concepción en relación a la cultura y sus alcances se sujeta de manera estrecha a las demandas del mercado, allí se establece lo que para el conjunto significa el cuerpo y lo que sus integrantes deben hacer con él.

Esta idea ubica al cuerpo en un lugar preponderante en la cultura a través de múltiples asuntos en donde lo corporal se convierte en un asunto relacional y comercial de alcance significativo, de tal forma que el éxito o el fracaso en diferentes facetas del quehacer cotidiano se da con respecto al cuerpo como un asunto de capital físico (Bourdieu, 1988). Las posibilidades vitales del ser humano se condicionan respecto a la posesión de una apariencia corporal acorde con los cánones que imperan, con ello, la idea de la figura sana más allá de la delgadez, la correspondencia de razas para las relaciones emocionales, una buena apariencia para adquirir un empleo y la organización de subgrupos en torno a la similitud de las características corporales da pie a una especie de segregación.

Contexto socioeducativo

“Contexto es una categoría metodológica y de análisis inter y transdisciplinar que utiliza, con mayor o menor tino, toda ciencia, disciplina o saber” (Echeverri, 2009). Para entender un contexto, el cual siempre será indeterminado, se debe estudiar lo que se origina dentro de él, sin embargo, en el estudio de un contexto socioeducativo se deben evitar las interpretaciones singulares, ya que los resultados de la educación no se identifican, perciben ni se entienden a simple vista dentro de datos estadísticos.

A través de la educación, la sociedad se organiza para alcanzar una oportunidad de asenso económico y social, un derecho, un aparato que crea sujetos que compiten entre sí en el mundo laboral el cual se sintetiza cada día, se proyectan profesionales, magister y doctores con los conocimientos necesarios y se crea el imaginario de la relación entre el nivel de apropiación intelectual y cultural con respecto a la distribución de las riquezas. La escuela dota a los estudiantes de un bagaje común pero no idéntico y los introduce en un colectivo que mide los resultados en el capital humano y en el efecto de un individuo sobre otros.

La libertad individual es importante dentro de un modelo de control, por tal razón, los países incapaces de crear adecuados sistemas educativos, se auto-excluyen del sistema de conocimiento, parece ser que la educación participa dentro de la economía mundial, la CEPAL, la Unesco y el Banco Mundial lo acogen como ejes de transformación productiva (Echeverri, 2009). Además de obedecer a estándares, el panorama interno de las instituciones refleja la gestión directiva, el cambio del ejercicio de administración por el de gestión, genera confianza y facilita la incorporación del concepto de libertad. El otorgamiento de autonomía a las instituciones también genera crecimiento, ya que, se descentraliza el gobierno para la educación y se reafirma la autonomía educativa, la libertad se convierte en su promesa, el estado transfiere a las personas una responsabilidad y cada individuo consiente precursor de su futuro, elige su propio camino.

Sociología de la Educación

Busca evidenciar la forma como opera el trabajo intelectual en un campo específico para analizar y comprender las funciones que desempeña la escuela. Los siguientes modelos críticos comparten la pregunta de las teorías que ven en el sistema escolar una institución que se destina a favorecer una mayor justicia social a través de la movilidad social e igualdad de oportunidades (Varela, 2004).

TEORÍAS DE LA CORRESPONDENCIA

Sobre la presencia del capitalismo occidental, las relaciones de explotación y dominación.

Ideología y aparatos ideológicos de estado: se basa en un modelo marxista que expone las formas de origen del dominio de clases y las relaciones de producción necesarias para perpetuar el capitalismo desde la escuela, donde se envían mensajes sutiles a los estudiantes sobre el sistema capitalista en el que conviven para impedir que visualicen las condiciones reales en las que viven, de manera explícita a través de materias como ética, historia, literatura y de forma implícita como matemáticas, física, química, ciencias naturales (Varela, 2004, citando a Althusser, 1974).

Las dos redes del sistema escolar: en la escuela laica se dividen las clases sociales, por una parte, la Primaria‑Profesional (PP) en donde los contenidos son simples, de exploración, se trabaja lento y se potencian las competencias lingüísticas simples, y la Secundaria‑Superior (SS) en donde se orienta hacia la competitividad y se potencia las competencias lingüísticas complejas. Esta división se refleja por fuera de los extramuros de la escuela y se transmite en ambas partes la cultura dominante, pero en una se produce proletarios sometidos y en la otra, agentes activos dominantes (Varela, 2004, citando a Baudelot & Establet, 1975).

El principio de la correspondencia: la escuela no suma ni resta, allí no se generan las clases sociales porque el sistema socioeducativo presenta fallas, además la escuela es un reflejo de la fuerza socioeconómica bajo el sistema económico vigente que recompensa la sumisión y la obediencia en la primaria, la fiabilidad en el bachillerato y la autodeterminación y el esfuerzo en la media (Varela, 2004, citando a Bowles & Gintis, 1981).

TEORÍAS DE LA REPRODUCCIÓN

Sobre las funciones de la Escuela respecto a la reproducción social y cultural.

La legitimación de las desigualdades sociales a través de la escuela: sobre las relaciones mecánicas entre la estructura social y la estructura de la educación, en un escenario donde las instituciones económicas favorecen a quienes poseen capital económico y las instituciones educativas favorecen a quienes poseen capital cultural. Desde el hogar se genera la elección por el gusto y los intereses, pero es en la escuela donde se reafirma o se pierde, además allí se refuerza la ideología de las clases sociales cuando se ejerce violencia simbólica sobre el estudiantado al reivindicar el capital cultural familiar de la clase media y evocar al cambio del capital cultural familiar por el escolar en la clase baja, lo que conlleva a una idea de auto-exclusión (Varela, 2004, citando a Bourdieu & Passeron, 1977).

Clases, códigos y control: indaga sobre el concepto mediador del código cuya enseñanza se promueve con fuerza en los hogares de clase media con una fácil adaptación escolar, en donde el estudiante se encuentra en ventaja frente al de clase baja a quien la enseñanza se le torna represiva, rigurosa, forzosa y no representa un fortalecimiento en el hogar. Los desplazamientos en las clases sociales resultan frecuentes, las generaciones posteriores de la clase media quedan por fuera del sistema socioeconómico al no poseer en algunos casos títulos que garanticen el status económico, mientras que, quienes los poseen, pueden escalonar. Surge así una nueva clase de pequeña burguesía a la par con nuevas profesiones de la clase media marginada que se intenta posicionar. No existe una brecha clara respecto a los conceptos de ricos y pobres, estas ideas se producen por la relación entre el nivel socioeconómico tradicional y las ideologías escolares que luego se refuerzan en el hogar. Este horizonte representa una lucha invisible y sutil entre las clases y evidencia la presencia de pedagogías visibles e invisibles en la escuela como una experiencia de relaciones de poder presentes en la sociedad (Varela, 2004, citando a Bernstein, 1990).

TEORÍAS DE LA RESISTENCIA

Sobre los sujetos que son objeto.

Conflictos entre culturas en la institución escolar: destaca la importancia de la etnografía en el estudio de la producción y la reproducción social, tal es el caso de la clase obrera la cual es propensa a producir más clase obrera. Se centra en la relación que existe entre la comunicación y la practica pedagógica ya que en la escuela se presenta una resistencia a la autoridad, aunque lo que sucede en el aula no siempre es una réplica de lo que sucede en la sociedad o en la comunidad educativa (Varela, 2004, citando a Willis, 1988).

El poder disciplinario y las instituciones escolares: Al examinar los procesos de la escuela, se observa el moldeo de los cuerpos como objetos que se acumulan y la apropiación del poder y asignación de niveles sociales, ya que, la disciplina en las instituciones se determina por la aplicación de sistemas jerárquicos que distribuyen el poder (Varela, 2004, citando a Foucault, 1976).

METODOLOGIA

A partir de la propuesta de Rodríguez, Gil y García (1996) se desarrolla el proceso metodológico que consta de las fases: Preparatoria, trabajo de campo, analítica informativa.

Fase Preparatoria: después de la reflexión en torno al asunto de estudio y la formulación de la pregunta investigación y objetivo, se prepara el marco conceptual desde las categorías Cultura corporal, Sociología de la Educación y contexto socioeducativo, además se establece el abordaje del estudio desde el paradigma cualitativo, ya que, este es simultaneo en los procesos que la tornan realidad, multiciclo en cuanto pasa varias veces por la fase de formulación, diseño o rediseño, además, allí se gestionan varias veces los procesos de recolección de información y análisis (Sandoval, 2002). Así mismo, desde una perspectiva interpretativa es la etnografía el tipo se investigación que se adecua a las características del estudio, en concreto, una etnografía escolar, debido al interés que despiertan los diferentes problemas que se hallan en la escuela, como el desarrollo de un currículum intercultural, el fracaso escolar de estudiantes que pertenecen a grupos minoritarios, las relaciones interétnicas y la resistencia cultural de estudiantes de clase obrera, etc. (Serrá, 2004).

Fase de trabajo de campo: se establece el asunto de estudio durante las visitas institucionales en la etapa de acceso al campo (segundo semestre del año 2017), con ello, se entrega a las directivas el consentimiento informado para aplicar las herramientas de recolección de la información sobre los egresados (cuestionario y entrevista), ya que, son ellos, quienes una vez fuera del contexto de la escuela, adquieren perspectivas fundadas y claras sobre las dinámicas internas y externas de la I.E.

El cuestionario permite recoger datos de un amplio volumen de sujetos o de una muestra, que en ocasiones se selecciona a través de procedimientos de muestreo para representar a la población sobre la que se pretende hacer extensivas las conclusiones (Amaya, 2007), en este caso, para obtener información del perfil de los egresados a partir de un cuestionario de preguntas de respuesta cerrada y abierta a través de la herramienta Formularios de Google.

La entrevista permite profundizar, detallar y argumentar sobre temas que se han podido tratar de forma superficial durante el cuestionario, para conseguir así mayor calidad y fiabilidad en la información que se obtiene (Amaya, 2007). En este estudio, las entrevistas se desarrollan para recoger información precisa sobre aspectos subjetivos de los egresados.

Fase de análisis: los datos que se obtienen de las herramientas se transcriben en una matriz de análisis en Microsoft Office Excel para su codificación, categorización y análisis. Se asiste de la teorización con apoyo de la lectura e interpretación de los datos que se obtienen en el estudio para avanzar en el desarrollo inductivo, creciente y sistemático de la teoría formal, lo que permite establecer nexos entre los datos que resultan de la investigación y la teoría existente, la cual recontextualiza los nuevos hallazgos y les proporciona un referente de comprensión amplio, general y los adapta de modo que posibilita construir y asumir explicaciones alternas para el avance del conocimiento disciplinario

Fase informativa: Se crean los resultados y conclusiones y se alza el relato etnográfico.

RESULTADOS

Los egresados de la I.E. reconocen a través de la oralidad en el discurso de las historias familiares, las motivaciones que los llevaron a la incorporación en el sector, debido al desplazamiento intraurbano de las zonas de riesgo geológico, al desplazamiento que generó el conflicto bélico en el territorio nacional y al interés en adquirir vivienda en la localidad. Este proceso de incorporación no fue gratuito, ya que, en lo que compete a lo laboral, la movilidad forzada y la inserción abrupta en un nuevo sector, dificultó la obtención de empleo. Algunos de ellos evidencian las consecuencias del desempleo, el cual se manifiesta a través de la insuficiencia económica e incapacidad de suplir las necesidades básicas como la alimentación, servicios públicos, vivienda y gastos económicos escolares: “la poca oferta laboral, implicó una que otra vez dificultad para pagar las cuentas, para vivir cómodamente y con algunos gustos” (ENC13, oct. 20 de 2017).

Esta incapacidad para cubrir las necesidades económicas de las familias, resultó transversal para la comunidad, el proceso de incorporación laboral se dio en un principio a través del trabajo informal que en la actualidad se alcanza divisar, tal es el caso de doña Gloria, reconocida vendedora informal en el sector quien nació en la región afrocolombiana de Condoto (Chocó) y que junto con su padre y sus cinco hermanos se instalaron en Medellín al ser  desplazados por la violencia cuando ella era menor (Calle, 2017). Los hijos de las comunidades autóctonas colombianas, quienes abandonaron sus zonas nativas y emigraron al nuevo sector, tuvieron, además, un proceso de incorporación educativa dentro de la institución. Allí, exponían muestras de su cultura a través de expresiones artísticas y corporales, por ejemplo, en los grupos de estudiantes afrocolombianos “su forma de peinar (…), su forma de bailar era lo más representativo” (ENT2, oct. 24 de 2017), en este sentido, rasgos distintivos como la danza, la indumentaria, la estética corporal, el lenguaje y demás asuntos tribales identitarios, resultan ser asuntos que presentan una especie de arraigo natural que se transmite de generación en generación a través del discurso familiar y comunitario.

La cultura ancestral se mantiene vigente con adaptaciones al contexto contemporáneo en donde la I.E. pasa ser un territorio que crea sus propias dinámicas multiculturales, en el cual, los sujetos exploran el escenario a través de la capacidad o incapacidad de su propio cuerpo, lo que permite una educación inclusiva, donde la idea de las llamadas minorías pierde fuerza. Para este estudio, se habla de minorías desde una postura numérica en relación de la cantidad de sujetos que pertenecen a un grupo pequeño respecto a la cantidad de sujetos que pertenecen a los grupos mayoritarios. A partir de esta idea, se descubre que además del discurso de los grupos étnicos y raciales, emergen y se incorporan en la actualidad otros nuevos grupos, como los miembros de la comunidad LGBT, de las corrientes políticas, de los pensamientos filosóficos, personas en estado de discapacidad física, personas en estado de vulnerabilidad económica, grupos religiosos, etc. Un estudiante aporta a esta postura a través de su discurso:
Soy persona en situación de discapacidad, entonces mi mamá en esa época no sabía qué hacer con mi situación escolar y por medio de algunos familiares se enteró del colegio y fue a pedir cupo en la dirección quien en esa época era una monja, al principio se negó, pero con mucho esfuerzo se pudo acceder (ENT2, oct. 24 de 2017).

A pesar que el plano económico de la comunidad resulta ser de diversa índole y la brecha social de la misma se marcó en algún momento por la violencia barrial, la escuela física reivindica la presencia de los extramuros como limites contextuales y aporta a los procesos de inclusión: 
Parece que el problema ya no es la dominación… los hombres no deben aprender a vivir libres, sino a vivir juntos y a comunicarse ordenadamente… reunir a los hombres… desde la diversidad bien ordenada y bien comunicada… de lo que se trata es de administrar las diferencias identificándolas y de tratar de integrar a todos en un mundo inofensivamente plural y a la vez burocrática y económicamente globalizado… que lo que importa es seguir administrando y gobernando las fronteras y los pasos de frontera entre el sí y el no, el ser y el no ser, el poseer y el no poseer, el saber y el no saber, entre lo mismo y lo otro  (Orjuela, 2010, citando a Larrosa y Skliar, 2001: 17-18).

La escuela como escenario también es una plataforma de socialización que permiten la interacción, promueven el dialogo, el juego, la interactividad, facilita las dinámicas que concierne a lo corporal y en sí mismo, contribuye a la formación de sujetos capaces de y administrar su entorno y gestionar su accionar respecto a otros sujetos.

CONCLUSIONES

En la educación contemporánea, asuntos como educar para la vida, el desarrollo humano y la autosuperación, ocupan cada vez más el mismo eslabón de las nuevas demandas sociales, la educación física exige la formación del ciudadano rápido y fuerte capaz de enseñar con su cuerpo, pero además inteligente para introducirse en las dinámicas de una sociedad de trabajo. En contraposición a las reformas de la educación que suceden en el escenario académico, el discurso que propende a la transformación de los estudiantes en sujetos participes de la comunidad, conlleva al reconocimiento del otro y en el otro, como sujetos iguales en cuanto comparten el mismo escenario educativo y diferentes en cuanto comparten diferentes raíces etnoculturales. No se trata de un discurso de integración sino de inclusión y de reconocimiento de particularidades como cualidades únicas, que se requieren para reconocer las propias dinámicas del conjunto de la comunidad educativa.

La educación como un motor económico, resulta ser en ocasiones una idea que parece ir en contravía de lo que el currículo intenta exponer, sin embargo, el escenario externo puede inferir con este tipo de dinámicas. El cuerpo maltratado, el cuerpo expuesto a la violencia y al acoso, el cuerpo que sufre el rigor de la pobreza son asuntos en los que el colectivo puede intervenir desde la escuela como un escenario de socialización y de mediación.

En el actual sistema educativo se presenta la conjugación entre la normatividad que el estado implementa sobre la escuela y las características del contexto donde se enclava. Esto genera la consolidación de subgrupos al interior de la escuela que obedecen a las raíces culturales y a las similitudes raizales que garantizan una proximidad corporal, ya que, los sujetos ven en el otro, semejante así mismo, un modelo cooperativo que no pasa desapercibido y que facilita la interacción. Se genera así al interior de la escuela, otras micro-comunidades que van acompañadas de sus respectivas prácticas y ritos corporales.

La multiculturalidad institucional permite la consolidación de una comunidad educativa con características incluyentes, donde el sentir del cuerpo se refleja a través de las practicas corporales autóctonas que se transfieren desde los terruños natales a un escenario diferente. Y es que la escuela no solo significa aquel espacio donde se aprende a leer, escribir y reconocer caracteres alfanuméricos; allí los estudiantes despliegan un sinnúmero de ejercicios corporales que son aprendidos a través de los medios de comunicación, a través de la oralidad y la tradición familiar y a través de la interacción con el otro.

Referencias

1. Althusser, L. (1974). Ideología y aparatos ideológicos de Estado. Barcelona: Escritos, Laia.

2. Amaya, R. (2007). La investigación en la práctica educativa: Guía metodológica de investigación para el diagnóstico y evaluación en los centros docentes. Investigamos

3. Baudelot, Ch. y Establet, R. (1975). La Escuela capitalista en Francia. México: Siglo XXI.

4. Bernstein, B. (1990). Clases, códigos y control (versión resumida de los primeros III Vol. ), Akal, Madrid.

5. Bourdieu, P. y Passeron, J. (1977). La reproducción. Barcelona: Laia.

6. Bourdieu, P. (1988). La distinción. Criterio y bases sociales del gusto. Madrid: Taurus.

7. Bowles, S. y Gintis, H. (1981). La instrucción escolar en la América capitalista. Madrid: Siglo XXI.

8. Echeverri, J. (2009). El contexto socioeducativo como pregunta de formación. En: Colombia. 2009. Monográfico. Maestría En Educación. ISSN: 2145-2199 p.39 - 51 v.1

9. Foucault, M. (1976). Vigilar y castigar. México: Siglo XXI.

10. Sandoval, C. (2002). Programa de Especialización en Teoría, Métodos y Técnicas de Investigación Social: Investigación Cualitativa. Bogotá: instituto colombiano para el fomento de la educación superior, ICFES.

11. Serrá, C. (2004). Etnografía escolar, etnografía de la educación. Revista de Educación, núm. 334 (2004), pp. 165-176.

12. Varela, J. (2004). Sociología de la Educación. Algunos modelos críticos. en Reyes, Román [Dir.], Diccionario crítico de Ciencias Sociales. Recuperado el 10 de julio de 2010 de http://www.ucm.es/info/eurotheo/diccionario/E/index.html.

13. Willis, P. (1998). Aprendiendo a trabajar. Madrid: Akal.

14. El Espectador. (2017). Villatina: radiografía de un desastre en Medellín Antioquia 27 Sept. 2017. Redacción Nacional. Recuperado el 29 de septiembre de 2017 de https://www.elespectador.com/noticias/nacional/antioquia/villatina-radiografia-de-un-desastre-en-medellin-articulo-715372

15. Rodríguez, G. Gil, J. & García, E. (1996). Metodología de la investigación cualitativa. España: Ediciones Algibe. Cap. III.

16. Orjuela, G. (2010). El interés por la diferencia en el mundo contemporáneo: ¿una posibilidad para pensar hoy la educación especial? Praxis & Saber. Recuperado el 20 de septiembre de 2017 de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=477248393012

17. Larrosa, J. y Skliar, C. (2001). Habitantes de Babel. Política y poética de la diferencia. Barcelona: Laertes Editorial.

18. Calle, A. (2017). La negra de la cosa blanca. Periódico Ciudad Sur. Recuperado el 10 de octubre de 2017 de http://www.ciudadsur.co/2017/08/13/la-negra-de-la-cosa-blanca/

Cita en Rev Edu Fís

Edwin Mauricio Santa Jiménez Daniel Trejos Cardona (2018). Cuerpo y Multicultura: Convivencia en una Institución Educativa. (2).
cuerpo-y-multicultura-convivencia-en-una-institucion-educativa-2423-sa-k5b4538f883f59

0 visitas
Descargar artículo en PDF